Chile » Región Metropolitana » Santiago » DIETAS / Lunes 23 de Noviembre del año 200 / 1:10 Horas.

EL AJO: ¿UN ALIMENTO ORGÁNICO O TÓXICO?
científicos japoneses descubrieron que el ajo también podía provocar edemas...




Siempre he tenido la idea de que el ajo es muy beneficioso para la salud, por eso me sorprendio mucho leer este artículo. Parece ser que el higienismo no es muy partidario de los ajos y cebollas:

>> EL AJO: ¿UN ALIMENTO ORGÁNICO O TÓXICO? >>Life Science Institute

 

Durante años, la humanidad ha concedido al ajo unos extraños poderes terapéuticos que le han catapultado hasta la cima de las hierbas medicinales. Considerado por muchos como una medicina natural que fortalece nuestro estado de salud, lo cierto es que el ajo contiene alicina -isotiocianato o sulfocianato-, una sustancia tóxica que, lejos de potenciar nuestro bienestar, altera la estabilidad estructural y funcional del organismo.
Cada vez son más los datos que demuestran el carácter nocivo de este producto natural. Por poner un ejemplo, basta señalar que la utilización de isotiocianato refinado como insecticida provocó más de tres mil muertes en Bhopal, la India. Entre sus muchas contraindicaciones, los expertos en nutrición advierten que el ajo puede provocar mutaciones celulares y originar condiciones de mongolismo y lagostoma (anomalía del labio superior, consistente en una fisura vertical).
No hace mucho, un grupo de científicos japoneses descubrieron que el ajo también podía provocar edemas, hemorragias estomacales, úlceras, alteraciones en el crecimiento y reducción de glóbulos rojos (hematócritos). Como resultado de su ingestión, el organismo sufre una proliferación de leucocitos que se manifiesta en una intensa campaña desintoxicadora. Puesto que el isotiocianato, al igual que sucede con muchas otras drogas, reduce el número de glóbulos blancos, podemos afirmar que nos hallamos ante una sustancia «inmunodepresora».
Como bien podemos observar, lejos de ser un producto saludable y terapéutico, el ajo es un producto patogénico.


>Base de datos Pharus

ACEITE DE MOSTAZA Aceite volátil que se obtiene del ajo, la cebolla, el puerro, el ajo chalote y la cebolleta. Es una sustancia tóxica de naturaleza irritante.

>> ¿AJO Y CEBOLLAS CONTRA LAS APOPLEJÍAS? >>Life Science Institute

 

No hace mucho llegó a nuestra mesa de redacción un artículo periodístico que elogiaba el papel del ajo y las cebollas en la prevención de las apoplejías. Como se desprende de un informe redactado por dos científicos (cuyos nombre permanecen en el anonimato), estos productos aromáticos contienen unas sustancias que, además de «intervenir en la prevención de numerosas enfermedades», inhiben la coagulación sanguínea evitando con ello el desarrollo de apoplejías.

Aunque los responsables periodísticos ocultan el nombre de estos componentes, debemos señalar que los responsables de estas condiciones antinaturales son la allicina -una sustancia tóxica cuya naturaleza es similar al digitalis (extracto de la dedalera)- y el aceite de mostaza -aceite volátil que atraviesa las paredes celulares con gran facilidad-. Puesto que el organismo no puede digerir estos productos perniciosos, inicia una medida de emergencia con la única finalidad de expulsar de sus dominios los compuestos tóxicos almacenados en los riñones, los pulmones y el hígado. Cuando la presencia de estos elementos supera la capacidad de tolerancia del organismo, el cuerpo humano pierde su capacidad desintoxicadora.

Desgraciadamente, los responsables de su publicación cometen un grave error al relacionar la prevención de las enfermedades (apoplejías) con el consumo de sustancias tóxicas. Lejos de mitigar los síntomas del malestar, debemos eliminar las causas originales de su aparición y evitar el desarrollo de la condición mórbida. En este sentido, debemos señalar que los productos farmacológicos y las sustancias antinaturales no mejoran nuestra situación fisiológica, sino todo lo contrario. Si de veras desea gozar de una vida sana, evite la ingestión de estas sustancias, consuma una dieta natural, inhale aire fresco, descanse profundamente y utilice agua pura. Recuerde que el ser humano disfrutará de un perfecto bienestar físico y psicológico siempre que no se provoque un estado patológico.
EL AJO ES UNA SUSTANCIA MARAVILLOSA

Evidentemente, el concepto de belleza difiere ostensiblemente de una criatura a otra. Mientras el ser humano considera apetitosa una manzana brillante y colorada, un tigre centrará su atención en un trozo de carne sangrienta.

Basta analizar brevemente un artículo publicado en noviembre de 1978 por la revista estadounidense Reader´s Digest sobre las cualidades terapéuticas del ajo, para desconfiar del móvil que encierra la publicación de un informe que difícilmente podría beneficiar a ningún colectivo industrial. No en vano, debemos recordar que las revistas no dedican una sola línea de sus páginas sin contar con el beneplácito comercial.

Cuando leemos el artículo por primera vez, advertimos que los responsables de su publicación alaban las cualidades intrínsecas de esta sustancia herbácea, pero olvidan matizar su escaso valor nutritivo. Considerado por los especialistas como un aderezo, lo cierto es que este producto actúa en el interior del cuerpo humano como cualquier otra sustancia tóxica.

Puesto que el ajo siempre se ha caracterizado por sus propiedades insecticidas y antibióticas (los agricultores orgánicos suelen utilizar este componente como plaguicida natural para combatir la presencia de mosquitos, áfidos, moscas y orugas en sus cosechas), le recomendamos evite su consumo. De igual forma que la nicotina del tabaco, la solanina de la belladona y el pimiento de la pimienta son perjudiciales para nuestra salud, el aceite de mostaza contenido en el ajo perturba la estabilidad funcional del organismo.

Llegará un día en el que las personas analicen las cualidades perniciosas del ajo y otras sustancias herbáceas que en la actualidad reciben el apelativo de sustancias medicinales.


PARTICIPA EN EL FORO DONDE DICE AGREGAR OPINION




















404 Lecturas