Chile » Región Metropolitana » Santiago » IMPLANON / Miércoles 30 de Septiembre del a& / 0:20 Horas.

Mujeres sin regla
Implanon...




Susana Rojas tiene 28 años y es diseñadora de la tienda Patagonia Media. Tomó píldoras desde los 21, mientras pololeaba, hasta que se atrevió a cambiar de método y quebrar sus barreras culturales. No aguantaba más los intensos dolores de cabeza y los cambios de ánimo. De las subidas y bajadas de peso, mejor ni hablar. Hasta que sus amigas le contaron del “milagroso” anillo anticonceptivo que se instala en la vagina. Susana le preguntó a su ginecólogo y partió rauda a la farmacia. Sabía que era tan efectivo como las pastillas y que podía disminuir las menstruaciones. Lo usó cuatro semanas seguidas y luego lo cambió, pero sin tomar los siete días de descanso. Por tres meses no supo más de su regla y arrojó toallitas, guateros y Predual por la ventana. “El tema es complicado porque pasa por lo cultural. A las mujeres les da nervio tocarse y pocas reconocen que se masturban”. Mal pueden pensar en colocarse un anticonceptivo vaginal como el anillo, piensa Susana.

 

Según un estudio realizando en 2001 por Adimark, el 60% de las chilenas están interesadas en disminuir las frecuencias y duración de sus flujos menstruales. ¿Las razones? Es molesto, desagradable e incómodo. No es necesario todos los meses y produce dolores, malestares y decaimiento. De ese 60%, casi la tercera parte desea no menstruar nunca más y sólo les interesa si quisieran quedar embarazadas. Otro 19% quiere menstruar una vez al año y un 22% quisiera menstruar cada tres meses.

 

El ginecólogo de la Universidad de Chile y magíster en Obstetricia y Ginecología Claudio Benavides derriba una de las creencias populares más difundidas. “No es necesario menstruar todos los meses. Ese es un mito fabricado por la industria farmacéutica. El ausentar o postergar las reglas no trae consecuencias si es con un método anticonceptivo que puede lograrlo”, explica el doctor del Centro de Biomedicina y Reproducción Biomer.

 

LA COMUNIDAD DEL ANILLO

 

¿Cómo postergar la regla durante meses e incluso años? “Hoy utilizamos anticonceptivos de implantes, como el Implanon y el anillo vaginal llamado Nuvaring, con el fin de que menstrúen muy poco y ojalá no menstrúen”, añade el doctor Benavides. El anillo vaginal, si bien no es sólo de progestina, se puede usar en forma continua durante tres meses, cambiándolo cada cuatro semanas. Así, se pueden obtener hasta 12 semanas sin ningún flujo menstrual.

 

Los anillos son aros flexibles, muy pequeños, y según los especialistas disminuyen los efectos secundarios producidos por los altos niveles de hormonas, como náuseas, cambios anímicos, retención de líquido y aumento del apetito. Además, tendrían efectos benéficos sobre la piel en la mayoría de las usuarias.

 

Susana Rojas cuenta que el anillo le simplificó la vida porque “tienes una cosa menos que hacer en el día”. Pese a que no menstrúa hace meses, nunca se hizo un test para saber si estaba embarazada. Sexualmente hablando, no hay diferencias. “No se mueve ni sale expulsado. Mi pololo supo mucho después que me puse el anillo y me dijo: ‘¡Qué heavy que no se sienta!’”.

 

TRES AÑOS SIN REGLAS

 

Pero el anillo no es todo. El Implanon permite disminuir o eliminar el flujo menstrual por tres años, explica Pablo Lavín, director de Ginecología del Hospital Barros Luco y consultor de la OMS en reproducción humana. El implante consiste en una varilla sólida que contiene progestina y se inserta en el brazo. Van liberando la hormona por años. No contiene estrógenos, por lo que muchas usuarias dejan de menstruar o no les ocurre necesariamente cada mes, y su índice de falla es cercano a cero. Otro implante presente en el mercado es el Norplant: seis capsulitas que se ponen debajo de la piel y cuyo efecto anticonceptivo dura cinco años.

 

El implante debe ser colocado por un ginecólogo, requiere anestesia local y su valor es de 150 mil pesos. Al igual que el anillo, cuyo valor es de 10 mil pesos, lo venden en las farmacias sin receta médica. Ojo, lo mejor de ambos es que no atentan contra la fertilidad y, una vez retirado el anticonceptivo, las mujeres comienzan a ovular y pueden embarazarse sin problemas.

 

Mercedes Martínez (35) es casada y usa el implante anticonceptivo hace tres años. Entonces sufría de jaquecas y cuando menstruaba casi tenía que andar con pañales. Lo consultó con su ginecólogo, el doctor Lavín, y se lo instalaron en el Barros Luco. Con el implante le cambió la vida, porque es vendedora y trabaja todo el día en la calle. Pese a que pasó por períodos de “goteo”, estuvo 17 meses sin menstruar.

 

Lavín cree que para conocer estas bondades las mujeres deben derribar mitos. “Desde chica te decían ‘eso es cochino, no se toca’. Cuando tienen que ponerse algo adentro de la vagina aparece esa tranca cultural. Hay que enseñarle a la mujer que conviva con su vagina, que sea amiga de ella y la conozca. Es cortita, no tiene gran sensibilidad, puede contener cosas y va con la mujer siempre”.

Cp-mo





Fuente
http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20061209/pags/20061209222949.html















438 Lecturas