Chile » Región Metropolitana » Santiago » HERENCIA / Lunes 27 de Abril del año 2009 / 18:43 Horas.

Patrimonio reservado de la mujer casada
en sociedad conyugal...




 

Para finalizar el análisis de los patrimonios existentes en el régimen de sociedad conyugal, nos toca hacer mención al patrimonio reservado y al patrimonio separado de la mujer casada bajo este régimen matrimonial.

 

I. Patrimonio reservado de la mujer casada en sociedad conyugal

El artículo 150 inciso 2º de nuestro Código Civil dispone que “La mujer casada, que desempeñe algún empleo o que ejerza una profesión, oficio o industria, separados de los de su marido, se considerará separada de bienes respecto del ejercicio de ese empleo, oficio, profesión o industria y de lo que en ellos obtenga, no obstante cualquiera estipulación en contrario; pero si fuere menor de dieciocho años, necesitará autorización judicial, con conocimiento de causa, para gravar y enajenar los bienes raíces”.

 

De esta forma, para que la mujer cuente con este patrimonio debe cumplir con los siguientes requisitos:

 

La mujer debe desarrollar un trabajo remunerado.

El trabajo que la mujer desempeñe debe realizarse separadamente del marido.

El trabajo debe realizarse durante el matrimonio. Así, si la mujer realizó un trabajo con anterioridad al matrimonio y percibió la remuneración respectiva durante la vigencia del mismo, ésta ingresará al patrimonio social o al patrimonio separado, según corresponda.

La mujer deberá acreditar, tanto respecto del marido como de terceros, el origen y dominio de los bienes adquiridos. Para este efecto podrá servirse de todos los medios de prueba establecidos por la ley.

El activo del patrimonio reservado está conformado por:

 

Los bienes adquiridos por la mujer como consecuencia del trabajo que realiza en forma separada de su marido, siempre que el trabajo se efectúe durante el matrimonio.

Los bienes adquiridos con el producto de este patrimonio, es decir, opera una subrogación, en donde los nuevos bienes adquiridos pasan a ocupar el lugar de los que integraban el patrimonio reservado de la mujer.

Los frutos producidos por los bienes señalados en los dos puntos anteriores.

Por su parte, el pasivo está conformado por:

 

Todas las obligaciones contraídas por la mujer en la administración de su patrimonio reservado. Recordemos que la mujer, en lo que corresponde a este patrimonio, se considera separada de bienes y, en consecuencia, puede contraer libremente obligaciones.

Las obligaciones que cedan en utilidad de la mujer o bien de la familia común, en virtud del artículo 150 inciso 6º de nuestro Código Civil.

Una vez disuelta la sociedad conyugal, el destino de los bienes es distinto dependiendo de si la mujer o sus herederos aceptan o renuncian a los gananciales de la sociedad conyugal:

 

Si la mujer o sus herederos aceptan los gananciales, los bienes que conforman el patrimonio reservado de la mujer ingresarán en la partición de los gananciales. Además, el marido deberá responder de las obligaciones contraídas por la mujer en su administración separada.

Si la mujer o sus herederos no aceptan los gananciales, los bienes que integran este patrimonio no se considerarán para efectos de la partición de los gananciales, en cuyo caso el marido no responderá por las obligaciones contraídas por la mujer en su administración separada.

II. Patrimonio separado de la mujer casada en sociedad conyugal

En las convenciones matrimoniales se puede estipular que la mujer administre separadamente una determinada porción de bienes, naciendo de esta forma una separación parcial de bienes, que coexistirá con el régimen de sociedad conyugal.

 

El activo de este patrimonio está constituido por:

 

Los bienes muebles señalados en las convenciones matrimoniales.

Las sumas de dinero o la pensión periódica de que puede disponer la mujer, en virtud de lo señalado en las convenciones matrimoniales.

Las herencias deferidas a la mujer con la condición de que la administración de éstas no la tenga el marido.

Las cosas donadas o legadas a la mujer bajo la condición de que el marido no las administre.

Los frutos civiles o naturales que produzcan los bienes señalados en los puntos anteriores.

En lo que respecta al pasivo de este patrimonio, aquel está constituido por las obligaciones contraídas por la mujer en su administración separada, respondiendo de esta forma con sus bienes. El marido no será responsable con sus bienes, sino cuando hubiere accedido como fiador, o de otro modo, a las obligaciones contraídas por la mujer. Será asimismo responsable, a prorrata del beneficio que hubiere reportado de las obligaciones contraídas por la mujer; comprendiendo en este beneficio el de la familia común, en la parte en que de derecho haya él debido proveer a las necesidades de ésta (artículo 161 inciso 2º y 3º Código Civil).

 

 

Cp-nsl

Fuente: dudalegal.cl/patrimonio-reservado-mujer-sociedad-conyugal.html

 




















1059 Lecturas