NEFRITIS LÚPICA COMO UNA CONSECUENCIA DIRECTA DEL LUPUS, ¿CÓMO AFRONTAR ESTA AFECCIÓN DEL SISTEMA RENAL?

Los riñones son órganos fundamentales para el mantenimiento de la vida. El sistema renal incluye los riñones, dos uréteres, la vejiga y la uretra. Los riñones son responsables por:

. El mantenimiento de la cantidad y el tipo de fluidos corporales.

. La eliminación de productos que el cuerpo no necesita y sustancias tóxicas.

. La regulación de las hormonas (mensajeros químicos) que ayudan a controlar la presión arterial y el volumen de la sangre.

El lupus como enfermedad autoinmune consiste en que nuestro sistema inmunitario produce anticuerpos (unas proteínas) que atacan a nuestros propios tejidos y órganos.

Cuando el lupus avanza y se complica produciendo inflamación, entre otras afectaciones, en los riñones, se produce una nefritis lúpica; en ella estos anticuerpos afectan directamente a los riñones que son los órganos encargados de filtrar la sangre, provocando que estos seinflamen y que haya la presencia de tejido sanguíneo en la orina (hematuria) y además también proteínas (proteinuria), produciéndose entonces además una presión alta, afectación de la función del riñón e incluso una insuficiencia renal.

Se estima que hasta un 40% de todas las personas con lupus, y no menos que dos tercios de todos los niños con lupus, desarrollarán complicaciones renales que requieren evaluación y tratamiento médico.

A la nefritis lúpica se le puede denominar también glomerulonefritis, y cuando está asociada al lupus eritematoso sistémico, puede provocar la presencia de proteínas en la orina y una orina espumosa, además, un nivel alto de un producto de desecho como lo es la creatinina, y como síntoma adicional, inflamación de manos pies y tobillos.

La causa de la nefritis lúpica es clara, es una consecuencia del lupus, ya que cuando se cursa con lupus, como se dijo al principio, las proteínas o anticuerpos producidos por nuestro sistema inmunitario, ataca tejidos y órganos, y los riñones no son la excepción; provocándose un daño en la capacidad de los riñones para filtrar los desechos.

Cuando acudes al médico, muy seguramente te hará exámenes de sangre y de orina para determinar el funcionamiento de los riñones y, es posible que también te coloque una inyección de un tinte en el brazo para determinar cómo filtran estos órganos. Adicionalmente, te pueden extraer muestras del tejido renal para diagnosticar la nefritis lúpica; este procedimiento se conoce como biopsia de riñón o biopsia renal.

Cuando se presenta el lupus y la nefritis lúpica como consecuencia de ello, el primer objetivo del tratamiento es hacer que desaparezcan los síntomas, eso evita que empeore la enfermedad; en este caso, se pueden indicar fármacos para el control de la tensión; dietas especiales bajas en proteínas y sal, y cuando se trata de un estadio grave, la toma de medicamentos que evitan que tu sistema inmune ataque las células y tejidos, es lo más aconsejable.

Aunque la nefritis lúpica es una de las complicaciones más graves de lupus, existen tratamientos eficaces. La prednisona y otros corticosteroides son generalmente prescritos para detener la inflamación. Los inmunosupresores también pueden utilizarse (con o en lugar de los tratamientos con esteroides). Ejemplos de inmunosupresores incluyen la ciclofosfamida, azatioprina, ciclosporina A y el micofenolato mofetil.  Los medicamentos desarrollados para otras enfermedades también se están estudiando como tratamiento para la nefritis lúpica, incluyendo rituximab y eculizuimab.

En el caso de que se produzca un daño severo en los riñones como insuficiencia, posiblemente vas a necesitar una diálisis, en la que se eliminan líquidos y desechos de la sangre al pasar por un filtro.

En el caso de que de la insuficiencia renal se pase a un deterioro total de los riñones, lo más probable es que se necesite de un trasplante de riñón a partir de un donante. 

Cuida tu salud.

Impactos: 4

Deja un comentario