¿ES NECESARIO ACUDIR AL MÉDICO SI TENGO PALPITACIONES CARDÍACAS?

Cuando se tiene la sensación de que el corazón presenta latidos muy fuertes y rápidos, se le conoce como palpitaciones del corazón.

Parte de los desencadenantes de este trastorno son, el ejercicio, el estrés, algunos medicamentos y, en pocas ocasiones, algunas enfermedades.

Por lo general, las palpitaciones no hacen daño, pero pueden provocar ansiedad y preocupación para quienes las padecen. Aunque es posible que sean un signo de una afección cardíaca subyacente más grave, como por ejemplo, latidos irregulares (arritmia), y que podrían requerir en este caso tratamiento médico.

Entre los síntomas de las palpitaciones cardíacas: alteración de los latidos del corazón, late demasiado rápido o late con fuerza, da golpes. Estas palpitaciones cardíacas pudieran ocurrir mientras estás en reposo o bien activo, y se pueden sentir Incluso en la garganta, en el cuello, así como también en el pecho.

Las palpitaciones son poco frecuentes, y cuando se presentan duran unos pocos segundos, no necesitando una evaluación médica. Pero si tienes antecedentes familiares con enfermedades cardíacas y además las palpitaciones que te ocurren empeoran y se dan cada vez con más frecuencia, es necesario que acudas al médico. Entonces, el profesional de la salud te sugerirá hacer pruebas de control del corazón para ver si estas palpitaciones son la causa de un problema cardíaco más grave.

Si las palpitaciones cardíacas están acompañadas de dolor en el pecho, falta de aire, mareos y desmayos, se debe buscar de inmediato atención médica especializada, es decir, a un cardiólogo.

Algunas de las causas más frecuentes de las palpitaciones cardíacas son, estados de depresión, ejercicios muy extenuantes, estimulantes como la nicotina, cafeína, cocaína, anfetaminas y medicamentos para el resfriado y tos que contienen pseudoefedrina, fiebre, cambios hormonales durante la menstruación y embarazo, menopausia, demasiada cantidad o cantidad insuficiente de hormonas tiroideas, estrés, ataques de pánico, ansiedad, entre otras.

En algunas personas, las palpitaciones cardíacas pueden ser una consecuencia de hiperactividad de la glándula tiroides o hipertiroidismo, arritmia cardíaca, lo que puede provocar en muchos casos taquicardia o bradicardia.

Aumenta la probabilidad de sufrir palpitaciones cardíacas si estás muy estresada(o), tienes ansiedad o ataques de pánico, está embarazada, tomas estimulantes como el café, antigripales, medicamentos para el asma, tienes hipertiroidismo, problemas cardíacos, como arritmia, algún defecto cardíaco, entre otros factores.

A menos que una enfermedad del corazón esté provocándote las palpitaciones, el riesgo de sufrirlas es muy bajo; pero si se complica, pueden ocurrir desmayos, porque el corazón late rápido, la presión arterial puede bajar.

En raras ocasiones, las palpitaciones pueden ser provocadas por arritmias que ponen en riesgo la vida y producir un paro cardíaco o accidente cerebrovascular.

Si las palpitaciones se deben a una afección del corazón y de las cavidades superiores, es decir, que se agitan en lugar de latir correctamente (fibrilación auricular), la sangre se puede acumular y provocar formación de coágulos; esos coágulos pueden bloquear una arteria que va hacia el cerebro y provocar un accidente cerebrovascular.

Para el control de este trastorno, el profesional de la salud escucha tu corazón con un estetoscopio, y además, buscará signos de trastorno que provocan las palpitaciones, como la inflamación de la tiroides.

Para confirmar el diagnóstico, el doctor puede recurrir a la electrocardiografía, en la que se colocan electrodos en el pecho y se registran impulsos eléctricos de los latidos del corazón. Ahí se pueden detectar anormalidades en el ritmo del corazón que pueden estar causando tu palpitaciones, y se hace mientras descansa o haces ejercicio.

Monitoreo Holter. Se coloca un dispositivo por 24 a 72 horas, que registra un electrocardiograma continuo.

Registro de eventos; si no tienes un ritmo cardíaco irregular mientras lleva el Holter, o si se producen anormalidades en menos de una vez por semana, se te puede recomendar colocar un monitor de eventos; en este caso, cuando sientes los síntomas, presionas un botón de grabación. Es posible que por la poca frecuencia de los eventos, tengas que usarlo durante varias semanas.

El ecocardiograma es otra prueba no invasiva que es una ecografía del tórax y muestra imágenes detalladas de la estructura y fisiología del corazón.

Las palpitaciones rara vez requieren tratamiento, más bien, las recomendaciones son evitar los desencadenantes, y si la causa es una arritmia, pues el objetivo del tratamiento es corregir ese trastorno.

En casa, reduce el estrés, prueba con técnicas de relajación como yoga, meditación, respiración profunda, evita la cafeína, nicotina, antigripales, drogas ilegales como cocaína  y anfetaminas, que pudieran generar palpitaciones cardíacas. 

Cuida la salud de tu corazón.

Impactos: 4

Deja un comentario