El ABC DEL MIELOMA MÚLTIPLE, Y CÓMO PUEDES CANALIZAR AYUDA PARA AFRONTAR ESTE TIPO DE CÁNCER

Se trata de una enfermedad maligna y grave que se distingue porque ocurre una multiplicación anómala de células plasmáticas que pertenecen a la médula ósea.

Las mencionadas células, normalmente producen anticuerpos o segmentos de anticuerpos, que aparecen en sangre, orina o en ambos, así como otras sustancias que desencadenan una patología que fundamentalmente debilita el tejido óseo.

El plasmocito, o célula plasmática es la que se transforma en tumoral y comienza a dividirse sin control produciendo “clones enfermos” a partir de una originaria alterada genéticamente.

Además de ser monoclonales, las células se multiplican de una manera descontrolada como es de esperarse de acuerdo a su naturaleza cancerosa. Cuando crecen poco o nada, sin debilitar al hueso, el problema es totalmente distinto.

Las células que se vuelven tumorales, del mieloma múltiple, terminan produciendo anticuerpos o partes de anticuerpos llamados cadenas ligeras, que se detectan en tejido sanguíneo u orina. Originariamente los anticuerpos están programados para defendernos de los microorganismos patógenos presentes en todo aquello que nos rodea; por esa razón, son todos un poco distintos.

 Estos anticuerpos provienen de células plasmáticas tumorales enfermas (“monoclonales”), lo que se detecta en sangre u orina es considerablemente homogéneo (sin diferencias), y se le llama “componente monoclonal” (también “proteína monoclonal”).

Lo más recurrente es que el componente monoclonal sea de tipos IgG o IgA. Cuando las células plasmáticas producen sólo cadenas ligeras en el momento del diagnóstico, la enfermedad se denomina “mieloma de cadenas ligeras”. A veces los mielomas IgG o IgA dejan con el tiempo de producir de modo fundamental anticuerpos completos y pasan a producir sobre todo cadenas ligeras o sustancias que debilitan los huesos.

Los cambios en la programación de las células que controla el proceso (alteraciones genéticas) influyen en el comportamiento de la enfermedad y en la evolución del individuo enfermo.

Dichas alteraciones afectan a resultados que tienen gran importancia para las decisiones sobre el tratamiento de la enfermedad y que se detectan mediante “estudios genéticos”. El método de análisis genético denominado FISH (siglas inglesas de “hibridación in situ”) permite detectar diversas anomalías en el programa que controla la fisiología celular.

Con mucha recurrencia, se observan componentes monoclonales en sangre de personas de tercera edad (y con menor frecuencia en jóvenes), sin que ello signifique que padezcan necesariamente un mieloma múltiple.

En general, se trata de la gammapatía monoclonal de significado incierto, que no es una enfermedad y en la que aproximadamente sólo una de cada cien personas desarrollan cada año un mieloma múltiple.

El diagnóstico es de exclusión (tras comprobar que no hay datos de mieloma múltiple o de otras enfermedades). Se aconsejan revisiones periódicas durante toda la vida, en las que tanto el doctor del hospital como el médico de atención primaria tienen un papel preponderante.

Otras enfermedades de la “familia” del mieloma múltiple, pero con características que recomiendan un manejo distinto por parte del médico son la amiloidosis primaria y la macroglobulinemia de Waldenström.

No resulta fácil recibir un diagnóstico de cáncer, el mieloma múltiple lo es. Por tanto es importante buscar apoyo para enfrentar la incertidumbre de vivir con este padecimiento.

Toma tiempo para ti; evita estresarte, planifica periodos de tiempo para relajarte y descansar lo suficiente.

Cuenta con el apoyo de amigos y familiares; el amor y atención de tus amigos te ayudará a enfrentar los problemas y momentos de ansiedad que surjan. Asimismo, busca grupos de apoyo con personas que padecen de cáncer, o grupos de apoyo en línea que te puedan dar recomendaciones, compartir sus experiencias o solo darte soporte emocional para afrontar tu padecimiento.

Busca información sobre tu enfermedad y su atención médica. Pregúntale a tu médico sobre las opciones de tratamiento y efectos secundarios. Recuerda que es importante que participes de las decisiones sobre tu atención y tratamiento médico.

Puedes visitar sitios por internet como: International Myeloma Foundation (Fundación Internacional del Mieloma) o National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer).

Cuida tu salud.

Impactos: 4

Deja un comentario