¿CUÁLES SON LAS OPCIONES DE TRATAMIENTO QUE PUEDO TENER FRENTA AL MIELOMA MÚLTIPLE?

El mieloma múltiple es una enfermedad que consiste en que células plasmáticas de la médula ósea, por causa de alteraciones genéticas, comienzan a multiplicarse de modo anómalo y afectan el funcionamiento normal de la médula ósea.

Durante la década del sesenta, los tratamientos contra el mieloma múltiple consistían en administrar una combinación de corticoides con alquilantes.

En la actualidad, estos medicamentos continúan siendo indicados para el mieloma. Sn embargo, desde finales de la década de los noventa, se han adicionado otros medicamentos que vienen a cambiar el pronóstico de este trastorno.

La nueva generación de fármacos pertenecen unos, a la familia de los inmunomoduladores, como la talidomida, lenalidomida y pomalidomida, y los inhibidores de proteasoma, como el bortezomib, carfilzomib, ixazomib.

Estos fármacos no son considerados quimioterapéuticos, no queriendo decir que no vayan a tener efectos secundarios no deseados.

De manera general, no se emplean de forma aislada, más bien combinados, lo que hace que al mieloma múltiple se le haga complicado crear resistencias, permitiendo así un mayor control sobre la sintomatología.

Generalmente, cuando el tratamiento es prolongado en el tiempo y combinado además, la eficacia va a aumentar. A pesar de esto, se debe ir moderando la administración para evitar la toxicidad en el organismo.

Esto quiere decir que, para cada paciente, y su estado de salud en general, así como de su capacidad para resistir tratamientos de intensidad variable, habrá un plan de individualización del tratamiento. Por tanto, la edad es un factor a tomar en cuenta.

En pacientes relativamente jóvenes, hasta los 65 o 70 años, y con un estado general adecuado, se intenta un tratamiento lo más intensivo posible, incluyendo un trasplante autólogo de progenitores de médula ósea. El motivo de ello es que los alquilantes (y en concreto, el alquilante que se usa habitualmente para el mieloma, el melfalan) son muy tóxicos para las células de la médula ósea.

El empleo del melfalan en dosis altas va a aumentar su eficiencia al tiempo que destruye muchas células sanas en la médula ósea.

Por lo tanto, y previo a la administración de este fármaco, es necesario recopilar células madre para reinsertarlas luego de aplicar el fármaco; esto con la finalidad de que las células de la sangre puedan recuperarse.

Cuando los pacientes son jóvenes,  y con  buen estado de salud en general, la combinación de inmunomodularores, inhibidores de proteasoma y un corticoide durante 4-6 ciclos (inducción), seguido de melfalan con trasplante autólogo de células madre. Podría ser un tratamiento standart. Además, después del trasplante, se puede consolidar el tratamiento añadiendo más.

En personas en los que un trasplante no sea recomendable, por su elevada toxicidad, se suele emplear una permuta de tres medicamentos, que pueden incluir melfalan, aunque en dosis más bajas, o combinaciones de sólo dos fármacos, incluyendo siempre un inhibidor del proteasoma, un inmunomodulador o ambos.

El tratamiento tiene que adaptarse a la sensibilidad del paciente para evitar un la toxicidad, se puede mantener los tratamientos con dos fármacos o con tres a dosis reducidas o espaciadas de forma continuada y con ello, obtener resultados cercanos a los obtenidos con tratamientos más intensivos.

En las recaídas, el tratamiento también suele ser una combinación de dos o tres fármacos. Para la elección del tratamiento, es importante considerar: la respuesta a los tratamientos previos (se pueden repetir tratamientos administrados anteriormente tan solo si con ellos se obtuvieron buenos resultados), la toxicidad de los tratamientos anteriores (hay que evitar fármacos que ya produjeron demasiada toxicidad), las características de la recaída y las opciones de tratamiento posteriores en caso de fracaso.

En conclusión, existen diversos fármacos útiles para el tratamiento del mieloma múltiple, pero es importante individualizar bien el tratamiento, en función de la edad y las características del paciente y de la enfermedad.

Cuida tu salud.

Impactos: 3

Deja un comentario