¿CÓMO SE CONTRAE LA AMEBA Naegleria fowleri, Y QUÉ DAÑOS PUEDE CAUSAR AL ORGANISMO?

La infección por Naegleria es una afección cerebral poco frecuente pero potencialmente mortal; es causada por una ameba que se ubica en agua dulce de ríos, lagos y aguas termales. La exposición a la ameba sucede al nadar o practicar actividades acuáticas.

Esta ameba, Naegleria fowleri, se desplaza desde la nariz al cerebro donde ocasiona daños severos. Anualmente, cerca de un millón de individuos se exponen a la ameba, pero solo algunos se enferman; éstos en su mayoría mueren en una semana. Los especialistas de la salud no saben la razón por la que algunos contraen la infección por Naegleria y otros no.

La infección por Naegleria ocasiona una enfermedad denominada meningoencefalitis amebiana primaria, esta patología genera una inflamación del cerebro y la destrucción del tejido cerebral.

Los síntomas de la infección por Naegleria normalmente empiezan dentro de los dos a quince días del contagio, y pueden incluir: fiebre, convulsiones, alucinaciones, náuseas y vómitos, rigidez del cuello, pérdida del equilibrio, somnolencia, dolor de cabeza repentino y fuerte desorientación, sensibilidad a la luz y cambios en el sentido del gusto y del olfato.

Estos síntomas pueden progresar con rapidez y, generalmente, ocasionan la muerte en una semana.

Se debe acudir inmediatamente al médico si se presenta de forma repentina, vómitos, dolor de cabeza, rigidez del cuello y fiebre, en especial si has estado nadando en agua dulce tibia. La ameba no se contagia entre individuos, ni por beber agua contaminada. En piscinas desinfectadas de forma adecuada, no existe la posibilidad de encontrar la ameba Naegleria fowleri. Esta ameba se encuentra en masas de agua dulce y tibia en todo el mundo, por lo general en el verano; en ocasiones, se puede ubicar también en la tierra.

En países como los Estados Unidos, millones de personas se exponen a la ameba causante de la infección por Naegleria anualmente, pero solo pocas personas contraen la enfermedad.

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer infección por Naegleria incluyen: la edad, ya que los niños y adultos jóvenes son los grupos etarios con mayor riesgo a infectarse, y es posible que se deba a su mayor permanencia en el agua; nadar en aguas dulces, la mayoría de los individuos contaminados por esta medida habían dado en un lago de agua dulce dos semanas antes de comenzar con los síntomas; olas de calor, la ameba Naegleria fowleri habita en aguas cálidas o calientes.

Los centros de prevención y control de enfermedades a nivel mundial indican algunas medidas que pueden reducir las posibilidades de contraer una infección por Naegleria: evitar remover sedimento cuando se nada en agua dulce tibia poco profunda; si te zambulles en un río o en lagos de agua dulce tibia, mantén cerrada la nariz o emplea pinzas nasales.

Para facilitar el diagnóstico de la enfermedad, el médico recurre a un estudio imagenológico como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, que son importantes para revelar inflamación y sangrado del cerebro. En el caso de la resonancia magnética se emplean ondas de radio y un campo magnético tan potente que permite producir imágenes muy detalladas de las partes blandas del organismo como el cerebro. La exploración por tomografía computarizada combina imágenes radiológicas tomadas desde distintas direcciones para generar imágenes transversales bien detalladas.

Punción lumbar, en este tipo de examen, se obtiene el líquido cefalorraquídeo mediante la inserción de una aguja entre dos vértebras de la parte baja de la espalda; en este líquido, al observarse bajo el microscopio, se puede apreciar la presencia de la ameba, además de buscar células inflamatorias con esta prueba, se puede medir también la presión del líquido cefalorraquídeo.

Muy pocos individuos sobreviven a la infección ocasionada por Naegleria.

El diagnóstico y tratamiento tempranos son fundamentales para sobrevivir cuando se sabe con certeza que estás infectado con la ameba Naegleria. El médico te inyectará anfotericina B de forma intravenosa o en el espacio alrededor de la médula espinal para eliminar la ameba como tratamiento primario.

En caso de emergencia, algunos centros de salud tienen disponible un tratamiento experimental llamado miltefosina, que se utiliza cuando hay una infección. Este medicamento cuando se combina con otros y junto a un tratamiento agresivo para tratar la inflamación del cerebro, es muy eficaz y representa mayores posibilidades de sobrevivencia del paciente. 

Cuida tu salud.

Impactos: 5

Deja un comentario