SARCOMA, UN TIPO DE CÁNCER QUE AFECTA LOS HUESOS Y EL TEJIDO CONECTIVO

Cáncer, una de las enfermedades que más muertes provoca en el mundo y que se manifiesta de distintas formas. Una de estas formas es el sarcoma, que ocurre en los huesos y en tejido conectivo (sostiene, recubre y conecta) como por ejemplo vasos sanguíneosnervios, músculos y revestimiento de las articulaciones.


Cuando algún tipo de sarcoma se desarrolla, provoca lo siguientes síntomas: a través de la piel sobresalen pequeños bultos que pueden o no ser dolorosos, dolor en los huesos, fracturas súbitas, pérdida de peso y dolor en el abdomen.

Claramente no existen causas conocidas para la mayoría de los sarcomas, lo que se sabe de manera general es que cuando en las células ocurren cambios en el ADN (mutaciones) en un número determinado de genes, las instrucciones que se le envían a cada célula de cómo crecer, dividirse y morir, cambia, entonces ocurre un proceso descontrolado de crecimiento celular en el que muchas células no mueren a su debido tiempo, se acumulan y forman tumores para luego posiblemente propagarse (metástasis) a otras partes de nuestro cuerpo.


Se ha determinado que existen en la actualidad factores que aumentan la probabilidad de desarrollar un sarcoma, entre ellos están el factor hereditario, Síndrome de retinoblastoma familiar y la neurofibromatosis tipo 1. Otro factor es la radioterapia que puede desencadenar sarcomas a posteriori, además, si existe una inflamación linfática, aumenta la probabilidad de desarrollar un angiosarcoma. Si nos exponemos a sustancias químicas como herbicidas, aumenta el riesgo también y, finalmente si tenemos contacto con  virus como el herpesvirus humano 8, podríamos padecer de un sarcoma de Kaposi. En aquellos individuos con sistemas inmunes comprometidos es altamente probable la incidencia de sarcomas.



Una vez que acudas al médico, éste hace una exploración física para determinar los síntomas y ordena exámenes imagenológicos como radiografías, resonancia magnética para observar tejidos conectivos, ecografía y tomografía computarizada, además de una gammagrafía ósea o tomografía por emisión de  positrones TEP. Puede también extraer una pequeña parte del tejido (biopsia) para hacer el respectivo análisis en el laboratorio. Esto haría que el médico pueda elegir los mejores tratamientos.


Los diversos procedimientos pueden incluir cirugía, donde la meta es la extirpación de la mayor cantidad posible del sarcoma. Sin embargo y, en ocasiones, cuando se complica, es necesario la amputación de un brazo o de una pierna, a pesar de que siempre los cirujanos tienen la intención de preservar la función de la extremidad. En muchos casos hay daños importantes en ciertas estructuras como nervios, entre otras.

En la radioterapia, se someten estas células cancerígenas a rayos x y protones con el fin de destruirlas. En muchas ocasiones mientras se lleva a cabo la cirugía, se aplica radiación (radiación intraoperatoria).

Los tratamientos incluyen medicamentos (quimioterapia) que tienen el objetivo de destruir estas células cancerosas, pero en algunos casos de sarcoma, la respuesta no es la esperada.

Otro tratamiento es la inmunoterapia, donde se administran fármacos que bloquean el no reconocimiento de estas células por parte de nuestro sistema inmunitario.

Una terapia llamada  de ablación, es cuando se aplica electricidad para calentar las células o líquido muy frío para congelarlas, y ondas de ultrasonido para dañarlas.

Padecer algún tipo de cáncer es frustrante y emocionalmente desgastante, por cuanto el paciente presenta muchas incertidumbres a la hora de decidir cómo afrontarlo. Para ello, es necesario que te mantengas en compañía de familiares y amigos, que incluso participen en el proceso de toma de decisiones junto con el médico para aplicar los mejores tratamientos y si es necesario la intervención quirúrgica o no.

   

Nuestras vidas dependen de las decisiones que tomemos, cuida tu salud.

Impactos: 1

Deja un comentario