CONOCE ACERCA DE LA LENGUA GEOGRÁFICA O GLOSITIS MIGRATORIA BENIGNA

¡Mi lengua parece un mapa!, una expresión que no seria para nada descabellada si padeces de lengua geográfica o glositis migratoria benigna. Este trastorno que produce inflamación, es inofensivo, y se presenta como pequeñas protuberancias blancas a rosadas (a modo de papilas) muy finas, que demarcan (estos límites tienen bordes elevados) incluso a otras zonas donde no se desarrollan, trayendo como consecuencia que en la superficie de la lengua se formen parches que dan la apariencia de un mapa.

La lengua es uno de los órganos más sensibles y curiosos del cuerpo humano. Gracias a ella podemos hablar, masticar, tragar y saborear las cosas. Es el órgano más flexible y fuerte que tenemos, y es la única parte del cuerpo que posee sensores de gusto ya que está cubierta por una mucosa rugosa formada por las papilas gustativas. Las mismas, están formadas por células que se renuevan de forma muy rápida y constante. Por este motivo, la lengua es una parte del cuerpo  que cicatriza y se cura más rápido.

La lengua geográfica afecta aproximadamente al 10% de la población, y tiene una mayor incidencia entre la femenina.

Sin embargo, la glositis migratoria afecta a varones y mujeres por igual, y no atiende a edades. Por ello es común apreciarlo en niños e incluso en bebés, lo que, por su peculiar apariencia, puede alarmarnos. Pero no debería causarnos angustia, puesto que no trae problemas de salud mayores. Solo que es molesta, aumenta la sensibilidad de la lengua a ciertos alimentos como especias, sal e incluso a los dulces.

La pérdida de las papilas gustativas no altera el sentido del gusto ya que ocurre de forma superficial, muy localizada y la renovación de las mismas se produce de forma rápida y constante.

Se detecta la lengua geográfica cuando aparecen manchas lisas y enrojecidas, con formas irregulares en la parte superior de la lengua, que cambian de posición y forma, unidas a un dolor o ardor que se produce principalmente a la hora de comer. En otros casos la lengua geográfica es asintomática.

Cuando aparece, puede durar días, meses y años, pero desaparece sola y puede reaparecer. Al persistir, consulta a tu medico u odontólogo.

Para prevenir la lengua geográfica no existen indicaciones, así como tampoco se conocen las causas exactas, solo se asocia empíricamente con la psoriasis y el liquen plano.

Aumentan las probabilidades de padecer de lengua geográfica si tienes antecedentes familiares y si presentas lengua escrotal, aquella en cuya superficie hay profundo surcos o fisuras.

Cuando hay fuertes cambios hormonales, como son los que sufren las mujeres durante la ovulación o el embarazo, asociados también a una falta de ácido fólico. Es por este motivo que la lengua geográfica tiene una influencia mayor entre el público femenino.

Las consecuencias que acarrea este trastorno son más psicológicas que somáticas puesto que puede provocar vergüenza por el aspecto estético, y, resulta muchas veces difícil convencer al paciente de que no tiene nada grave.

Cuando acudes al medico, el diagnostico es a través de un examen físico usando un instrumento con lámpara para examinar la boca y lengua. Haciendo un tacto para verificar sensibilidad y explorando una posible inflamación de ganglios linfáticos en el cuello, además de detectar si existe un cuadro febril.

Una vez diagnosticada, se pueden indicar analgésicos, enjuagues bucales con anestesia y con antihistamínicos, ungüentos y enjuagues con corticoesteroides y, en algunos casos, suplementos con vitamina B.

Puedes disminuir el malestar relacionado con la lengua geográfica al evitar o limitar las sustancias que suelen agravar los tejidos sensibles orales, como las bebidas o los alimentos picantes o ácidos, el tabaco y el alcohol.

Cuida la salud de tu lengua.

Impactos: 1

Deja un comentario