Un jabón para cada piel. La eterna juventud

El jabón es uno de los elementos más utilizados para la higiene personal. Creado artificialmente por el hombre a partir de diferentes elementos, se puede encontrar en una amplia variedad de colores, tamaños, tipos y aromas.
A diferencia de otros productos que sólo sirven para el cabello, la cara o alguna otra zona específica, el jabón puede ser utilizado en todo el cuerpo. Y ha estado presente por mucho tiempo en la vida de los seres humanos, siendo uno de los elementos principales mediante los cuales se asegura el aseo y la limpieza personal.
Muchos registros escritos hablan de objetos similares al jabón actual, ya en las civilizaciones antiguas de Egipto, Súmer y Arabia existía en diversas presentaciones. Hoy en día, la mayor parte de la producción de jabón se realiza de manera industrial, lo cual permite abaratar los costos y que muchas personas accedan a un producto que antes se consideraba un lujo exclusivo.
Al mismo tiempo, está la producción artesanal de jabón, que está destinada a generar jabones especiales y diferentes, con aromas y colores vivos y únicos. Existen también los decorativos, que sirven más que nada como elementos de diseño y no son objetos decorativos que puedan desgastarse con el agua mientras se utiliza el jabón.
Uno para cada quien
Por lo general, se cree que da lo mismo el jabón que se utilice para la piel. El común de las personas es indiferente ante la utilidad específica que tiene cada tipo de jabón que existe en el mercado. En este sentido, la Dra. Natilse Rondón Lárez, dermatóloga, explica que la escogencia del tipo de jabón a utilizar depende de muchos factores. Para la piel seca es recomendable utilizar limpiadores bajos en lípidos, con cremas hidratantes. Un gel corporal permite limpiar e hidratar simultáneamente. Su desventaja es ue no remueve por completo la suciedad ambiental.
Los jabones clásicos producen un mayor barrido de la suciedad a expensas de sacrificar el pH cutáneo; generan un pH alcalino (mayor a 9) lo que predispone a infecciones por la alteración de la barrera cutánea. El pH cutáneo debe mantenerse entre 5 y 7, para mantener la indemnidad de esta barrera.
Por su parte, la escogencia del jabón debe depender del tipo de piel de cada persona, bien sea seca, grasa, sensible, mista o con alguna patología. Los componentes de cada jabón son determinantes y es cierto que el pH influye, pues varía en cada caso.
En cuanto a los ingredientes utilizados frecuentemente en la elaboración de jabones y las propiedades que tienen, el jabón es una sal de ácidos grasos que resulta de la mezcla entre lípidos y un álcali. Y una de sus propiedades más importantes es que arrastra el sebo y la suciedad ambiental.
Agentes tensoactivos, aditivos y agua
Los agentes tensoactivos proveen la capacidad detergente y germicida. Los aditivos más frecuentes encontrados en los jabones son estabilizadores de espuma, antioxidantes, conservantes, sustancias antisépticas, desodorantes, emolientes, anti-irritantes y sustancias medicamentosas, así como las antiacné.
Asimismo, los jabones corporales pueden presentarse en forma de barras o gel. Los que se presentan en forma de barra o pastilla corresponden a jabones sódicos de espuma gruesa, mientras que los geles contienen mezclas de detergentes variadas. El consumidor prefiere los geles por su fragancia, color y textura. Los jabones se elaboran frecuentemente con sodio, perfumes, dióxido de titanio, agua y diferentes químicos. Estos ingredientes tienen la propiedad de limpiar y perfumar e hidratar la piel.
En relación a las diferencias de un jabón para el cuerpo, de uno de manos o íntimo, las cantidades de concentración de sus químicos y perfumes son muy distintas, varían en cada caso.


Longevidad de la piel. La eterna juventud
Trastorno Dismórfico Corporal. La eterna juventud
Coco para la piel. La eterna juventud
Consejos para rejuvenecer tu piel. La eterna juventud

Impactos: 1

Deja un comentario