La Bulimia Nerviosa. Un círculo destructor

La Bulimia es un trastorno alimentario al que hay que prestar atención. Si bien la motivación es bastante parecida a la de la anorexia (adelgazar), su proceso es diferente. Pero también es un riesgo para la persona que lo padece.

El hambre como culpa y vergüenza

Hace algo más de 20 años se comenzó a comprender a la bulimia como una enfermedad cuyo origen es un trastorno alimentario. Lo que la caracteriza es la caída compulsiva de la joven en atracones de sobrealimentación, que son aparentemente desencadenadas por el hambre resultante de dietas adoptadas sin control profesional. A diferencia de la paciente anoréxica, que se imagina toda ingesta como un atracón que pone en peligro su dieta, los atracones del bulímico son reales. Durante la orgía alimentaria, la comida se traga rápidamente, sin saborearla, mezclando todo: hidratos, grasas, salado, dulce, caliente, frío, etc.

La “traición” a la dieta elegida se vive con vergüenza, en secreto, como una actividad indecente, desvalorizante, que se trata de ocultar a los demás. La joven bulímica trata de paliar esa traición con vómitos inducidos, purgas, laxantes y una dieta aún más restrictiva que la anterior. Este círculo malsano de dieta-hambre-atracón-saciedad temporal-vómito, para luego retornar el mismo circuito, lleva a un estado, en el cual, el atracón comienza a hacerse parte de su vida, como paliativo frente a las frustraciones, ansiedades y depresiones. El hambre desaparece momentáneamente al aplacarse con un atracón. Pero aparece una sensación profunda de culpa, de auto-acusación (comer con como una bestia) y de vergüenza frente a la incapacidad para controlarse. Vomitar es querer desprenderse de lo ingerido, solucionando algo del problema, pero se transforma en parte del atracón.

Así la bulimia tiene cada vez más hambre, más “caídas” en comilonas, con su secuencia de vómitos, culpa y vergüenza. El enfermo de bulimia miente, trampea, disimula y esconde. La mentira es parte de la enfermedad.

Características de los bulímicos

Son personas que desean adelgazar rápidamente, y aparecer de la noche a la mañana con una figura esbelta. El deseo de obtenerla es tan fuerte y de una urgencia tan desesperante, que los bulímicos se enrolan en una dieta “mágica”. Para seguirla, la bulímica crea consigo mismo un contrato secreto, en el cual hace las veces de acusado, testigo y juez. El contrato es hermético y se debe cumplir para acceder a una nueva vida. A diferencia de la anoréxica, que adopta el hambre como una ideología, la bulímica se vincula con una contradicción interna que la moviliza.

Las dietas y productos “milagrosos, que son publicados en los medios masivos de comunicación, deben ser considerados nocivos para la salud. Todo tratamiento para adelgazar debe ser pautado.

La bulímica pertenece a un grupo de edad media mayor que el de la anoréxica. Estas pacientes se diferencian, además, en que las bulímicas concurren por primera vez a la consulta, mientras que las anoréxicas son llevadas, a veces, en brazos al profesional.

Un rango distintivo de la bulímica es, contradictoriamente a lo que ocurre con la anoréxica, la existencia de la menstruación, que aunque suele ser irregular y, a veces, no se presenta, no llega a la amenorrea.

En todos los casos, la enorme presión del medio, que impone una figura femenina sumamente delgada, a la vez que promociona dietas “mágicas”, es un factor coadyuvante. Hoy se sabe su influencia en la aparición de la enfermedad y se conocen sus síntomas, y el peligro que corre quien no ve riesgo en este tipo  de comportamientos circulares.

Palabras claves: Trastorno alimentario, bulimia, anorexia, atracones

Fuentes:

  • https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000341.htm
  • https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/bulimia-nerviosa-que-es-por-que-se-produce¡

Impactos: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

60 − = 57