La Anorexia Nerviosa. Cuando el alimento se convierte en arma

En la actualidad, la necesidad de mostrar un cuerpo delgado es alimentada por los medios masivos de comunicación. Esta suerte de demanda social puede ser explosiva para aquellos jóvenes que, por sus características familiares y psicológicas, presentan tendencias a desarrollar una terrible enfermedad: la anorexia. El incremento preocupante de esta patología nos lleva a una profunda reflexión. ¿Cuáles son los peligros?

¿Qué es la anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa es un trastorno psicopatológico, cuyo síntoma es el rechazo a la comida por un terror mórbido a engordar. Este comportamiento lleva a una pérdida de peso considerable. Quienes lo padecen poseen una imagen corporal distorsionada.

En la mayoría de los casos, la paciente se siente y se ve gorda. La anorexia presenta una pérdida de peso considerable que provoca la amenorrea, con ausencia de más de tres menstruaciones seguidas, por estar involucrado el eje hipotálamo hipófiso gonadal.

En el varón, se manifiesta con pérdida del interés sexual y disminución de potencia.

El controlar el peso es una actitud normal; pero para una persona anoréxica, su peso siempre es excesivo y no pondrá límites a su adelgazamiento.

¿Qué pasa en el enfermo?

La imagen interna que la anoréxica tiene de su cuerpo está dominada por una autopercepción distorsionada. El cuerpo que ella ve en el espejo no es el que los demás ven. El que ella tiene en su mente está repleto de rollos y acumulaciones de grasa en las zonas definidas como femeninas. La carga que lleva es la de la gordura imaginada, un estigma que la atormenta. Por lo tanto, es la única que puede “mejorar” su cuerpo, dejando de comer, alejándose de todo alimento.

¿Qué pasa en la familia?

La familia de las pacientes anoréxicas es sobreprotectora, con expectativas personales muy altas, gran necesidad de aprobación externa y falta de respuesta a las necesidades internas. Los padres, suelen ser perfeccionistas y escrupulosos. Las jóvenes son inicialmente hijas modelos, dóciles y colaboradoras, hasta que aparece la anorexia. Al entrar en la adolescencia y comenzar a ser más autónomas para afirmar su identidad, el proceso se dificulta.  Sientes que no tienen poder sobre su cuerpo, que son ineficaces y poco valiosas. Es decir, los problemas aparecen en la etapa de separación e individualización. Su anorexia se inscribe entre las dificultades para lograr una identidad propia dentro de una familia muy opresora.

Los familiares de la paciente  suelen presentar alianzas encubiertas alternado respuestas contradictorias, culpa e irresolución frente a los conflictos habituales de la adolescencia. La sobreprotección retarda la autonomía de las hijas. La rigidez de estas familias les impide articular alternativas para enfrentar situaciones nuevas, que pueden hacerlas sentirse amenazadas, mientras que una hija enferma será aglutinante para sus miembros, que podrán permanecer juntos.

La familia niega la existencia del conflicto, rehúsa discutirlo, profundizarlo. Los padres consideran a la hija enferma como el único problema que tiene la familia. Instalada la enfermedad, la joven se ve frente a una alternativa de hierro: morirse de vergüenza (su asco a la gordura imaginaria) o morirse de hambre. Siente amenazada su autoestima y su control sobre el mundo. Cree  que puede controlar todo lo negativo que percibe en su medio, controlando su peso. En el caso de la anorexia, no hay síntomas, ni molestias, ni fiebre, ni dolores. La pérdida de peso alarma a la familia, que demanda que la anoréxica se alimente. Las jóvenes anoréxicas, con su temor y horror a la gordura imaginada, redoblan sus esfuerzos para bajar de peso, a veces apelando a diuréticos e inhibidores de apetito.

La anorexia extrema lleva, si no es tratada con seriedad, a la muerte de la persona que la padece

Palabras claves: Trastornos alimenticios, amenorrea, anorexia nerviosa, control del peso

Fuentes:

  • https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/anorexia-nervosa/symptoms-causes/syc-20353591
  • https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000362.htm

Impactos: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 69 = 74