Importancia del cuidado de la piel femenina


Una de las principales funciones de la piel es actuar como una pared de protección entre el mundo exterior, de nuestro organismo; para así, alejarlo de gérmenes, enfermedades e incluso de la contaminación proveniente de las aguas y el aire.
El mantenimiento de las funciones del cuerpo depende en gran manera de la protección de la piel y sus cuidados para que esta pared se mantenga sólida y nueva. Por ejemplo, una herida simple sobre la piel puede convertirse en un problema grave de infección, ya que parte del organismo queda expuesto al medio ambiente.
Por otra parte, la apariencia de la piel, en muchos casos, es un reflejo de lo que pasa en el interior de nuestro cuerpo. Esto lo podemos evidenciar por medio de alergias, sarpullidos, manchas, grasa, resequedad en la piel, que pueden ser signos de problemas de salud muchos mayores.
En muchos casos, las personas utilizan la buena alimentación como tratamiento indispensable para reflejar una buena salud a través de la piel; pero también es importante dedicar atención al cuidado diario que le damos a esta, por medio de la limpieza periódica.
Específicamente, en la mujer es importante dar mucha atención al cuidado del rostro y el cuello; pero con el descubrimiento de la tecnología láser (termoradiofrecuencia, polirevitalizantes y redeensificantes) se le ha dado también protagonismo al rejuvenecimiento y restauración de la piel en otras partes del cuerpo, tales como la espalda y las manos.
En la zona del rostro, se han abierto grandes posibilidades para la zona de los párpados inferiores, sin necesidad de recurrir a una cirugía como en tiempos pasados.
Los médicos especialistas en el tratamiento de la piel también proporcionan algunas recomendaciones para su cuidado, que pueden ser realizados desde la casa y que minimizan el uso de otros procedimientos que son indicados en la mayoría de los casos, para solucionar problemas irreversibles. Algunas de las prácticas que deben ser utilizadas de manera periódica por las mujeres, son las siguientes:

  1. Retirar el maquillaje inmediatamente al llegar a la casa; esto a pesar de llagar cansada; ya que de esta manera se retiran los productos y la contaminación que recibe la piel durante largos periodo de tiempo y hace que las células se regeneren mucho más rápido.
  2. Utilizar antioxidantes; ya que estas sustancias, sean fabricadas o naturales pueden prevenir o retrasar daños en las células de la piel.
  3. Uso frecuente de protectores solares; es decir, no salir sin colocarse un bloqueador con protección igual o superior a FPS 50.
  4. No broncearse excesivamente en playas y piscinas; ya que el sol en exceso puede ser el mayor de los enemigos para la piel. Aunque la piel recibe la mejor fuente de Vitamina E a través de los rayos solares; su exposición por tiempo prolongado puede causar graves daños a las células, e incluso producir enfermedades mortales, como el cáncer de piel.
  5. Realizar limpieza profunda o exfoliaciones con cierta frecuencia, de tal manera que se remuevan las impurezas de la piel y se eliminen las células muertas.
  6. Como se indicó al comienzo de este artículo, darle suma importancia a la alimentación; evitar los alimentos grasos o hipercalóricos.
  7. Una práctica habitual, sobre todo en los adolescentes es eliminarse el acné utilizando los dedos y/o uñas. Esto debe evitarse por completo; ya que permite esparcir más el acné al resto de la piel e infectarla con daños muy graves para el futuro.
  8. Evitar el uso de productos cosméticos que no sean adecuados para el tipo de piel.

Todas estas recomendaciones permitirán que la mujer tenga una piel sana a corto, mediano y largo plazo; evitando así los daños colaterales de enfermedades graves.
Palabras claves: Piel, Infecciones, Cuidado de la piel, Células de la piel
Fuente: https://www.fucsia.co/belleza-y-salud/articulo/consejos-para-el-cuidado-de-la-piel-el-rostro/63849

Impactos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 9