Actínico crónico, exponerte tanto al sol te puede hacer daño

Su origen radica en la acumulación de todas aquellas radiaciones solares que afectan directamente a las células cutáneas. Las manifestaciones en sus inicios son leves, similar a un prematuro fotoenvejecimiento, pero puede llegar a ocasionar graves lesiones como por ejemplo el cáncer de piel.

El daño actínico no es más que aquella exposición a los rayos solares que puede llegar a causar algún daño en el ADN de forma acumulativa. Entre las lesiones que puede llegar a producir el daño actínico, podemos encontrar las siguientes:

Queratosis actínicas (AK)

También es conocido por el nombre de “queratosis seniles” o “queratosis solares”, esta clase de patología se muestra como unas especie de manchas en relieve, además también causa una molesta picazón, acompañada de una descamación, las cuales suelen presentarse con un tono rojizo y al tocar la zona tiende a sentirse áspero. Según diferentes estudios realizados, se ha llegado a demostrar que, por cada queratosi actínica que se encuentre visible, en esa misma zona existen aproximadamente otras 10 lesiones subclínicas, lo cual es llamado como la “zona de cancerización”.

Cáncer de piel

Existen dos principales cáncer de piel, las cuales son:

Melanoma

Este es un cáncer peligroso, debido a la alta probabilidad que posee de llegar a producir metástasis, lo cual sin duda alguna deja en peligro la vida del paciente, en este caso se trata de aquellas células que han llegado a acumular mucho daño solar, lo cual lleva como consecuencia a sufrir mutaciones, teniendo como resultado final los melanocitos.

No melanoma

La diferencia es debido al tipo de células que han sido expuestas a algún tipo de alteración de su ADN, es decir, han mutado. A simple vista, puede ser caracterizado por tumores que son de lento crecimiento, los cuales pueden llegar a ulcerarse, es decir, pueden llegar a producir costras y sangrados. Por otra parte también puede llegar a ocasionar una molesta picazón.

¿Cuál es el origen del daño actínico?

Es el daño ocasionado a las células de la piel, debido a la acumulación de radiación solar. Cabe destacar el hecho de que el organismo humano está capacitado para corregir por si solo al menos un 50% de ese tipo de lesiones.

En cuanto a los síntomas de los daños actínicos, suelen empezar a presentarse a partir de los 50 años, principalmente a todas aquellas personas que son de piel clara, es decir, fototipos I y fototipos II.

Según las estadísticas, se estima que aproximadamente al menos un 30% de la población mundial que sea de piel blanca y se exponga al sol, desarrollará un daño actínico en el transcurso de su vida. Esta patología suele afectar mayormente las zonas del cuero cabelludo, escote, dorso, manos y el rostro, esto se debe a que son las zonas que regularmente suelen ser expuestas a los rayos solares, por ende poseen una mayor probabilidad de sufrir un daño actínico en dichas zonas

¿Tienes daño actínico? Este es el tratamiento que debes seguir

Para empezar debes acudir a tu médico de confianza, específicamente a un dermatólogo, ya que el será quien te indique el tratamiento que debes realizar, si bien esta es una patología que no tiene cura, sus síntomas pueden mejorar y controlarse en gran medida con el tratamiento correcto, los cuales pueden variar entre los siguientes:

  • Cirugía
  • Crioterapia
  • Curetaje
  • Terapia tópica, la cual puede aplicarse con imiquimod, diclofenaco, ingenol mebutate, 5-fluoracilo, terapia fotodinámica, entre otros medicamentos…

Sin importar cual sea el caso, si existe un campo de cancerización, es necesario que se aborden todas las lesiones que sean subclínicas por medio de un tratamiento de campo, para así evitar que se multipliquen nuevas apariciones.

Fuente: http://www.esteticamedica.info/noticias/val/711-26/dano-actinico-sol-piel-y-adn-celular.html

Impactos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

28 + = 30